Hoy Chile produce 1.400.000 toneladas diarias de relave mineros, deshechos altamente tóxicos que potencialmente percolan a napas subterráneas.

El control es complejo y actualmente es realizado de forma manual, donde una falla en el proceso puede generar una parada de planta, convirtiéndose en un proceso crítico de toda faena.

El objetivo es obtener un 57% de sólidos, pero en la práctica se maneja un margen del 7%, que equivale a 98.000 toneladas de agua desperdiciada diariamente